jueves, 20 de febrero de 2014

Bizcochos de naranja para celiacos "sin lactosa" y 2º cumpleblog.

Bizcochos de naranja para celiacos "sin lactosa" y con él celebramos el 2º cumpleblog.

Esta es una adaptación personal de una receta que quiero compartir con vosotr@s y daros las gracias por acompañarme en estos 2 años de andadura blogueril que están a punto de cumplirse.

En el primer cumpleblog os hice un modesto pudín para celebrarlo con vosotr@s, modesto a mi entender ya que viendo las peazo tartas que haceis vosotr@s en los cumpleblogs, me quedo muy muy por debajo, pero no así en sabor ya que el pudín está BUENÍSIMO..

En este 2º cumpleaños del blog os dejo estas delicia sacada de la receta de Pastel libanés del blog de Jaime: Las Recetas Del Abuelo, seguidor del blog desde casi el principio del mío y que ya va a hacer pronto un año que falleció. 


En el tiempo en el que Jaime visitó mi blog, siempre tenía palabras cariñosas, me aconsejaba incluso en jardinería, nuestra otra gran pasión.
No lo llegué a conocer en persona, pero con vuestro permiso voy a presentaros una de sus recetas, adaptación de su pastel libanés, un jugoso y tierno pastel de naranja.


También esta receta está publicada en el blog Thermofan de mi amiga Marisa y adaptado para diabétic@s, otra buena opción a tener en cuenta de esta receta y sumarle a las buenas virtudes de hacerlo sin lactosa, sin azúcar y sin gluten.

Esta ocasión he preferido hacerlo en moldes pequeños, individuales, de este modo cada cual que coja su porción.

Ya lo he hecho varias veces desde que le copié la receta a Jaime, también la tengo compartida "como muchas otras" en mi grupo de facebook hace tiempo, pero no le había hecho fotos del paso a paso hasta hoy.


Sobre la receta de Jaime me permito unos pequeños ajustes, poca cosa, reducirla para hacer menos cantidad:
* He adaptado el peso de los ingredientes a lo que voy a necesitar para hacer estos pastelitos y en estos moldes ya que con esta cantidad salen 20 individuales del tamaño de una magdalena.


* También he eliminado una de las pieles de la naranja, pues sino queda muy fuerte de sabor. 
No es que ponerle las dos pieles quede mal, por supuesto que podeis hacerlo, sólo que al hacerlos pequeñitos, se notaría en exceso el sabor de la piel, eso es todo.



Os los aconsejo, están riquísimos.

* Siempre que sea una proporción divisible de un ingrediente, se pueden adaptar las recetas para menos o más cantidad según necesitemos, sin olvidar reducir o aumentar ningún ingrediente.
Quizás lo más difícil de ajustar sean los huevos y la levadura pero pesándolos, es fácil de dividir.


* Si sois de l@s que os gusta mucho el sabor de la piel de naranja, poner las dos enteras con piel como decía Jaime. 

Personalmente prefiero un poco más suave, por esto pongo una con piel y una sin, aun así, tiene un intenso sabor a piel de naranja que hace estos pastelitos IRRESISTIBLES.

Elegir SIEMPRE buenas naranjas, que os sea posible usarlas ecológicas, cultivos libres de químicos ni ceras y de piel fina que contienen menos parte blanca, que es la que otorga el sabor amargo.


Es una receta perfecta para Celiacos ya que no contiene gluten y también está elaborada sin lactosa.



Así, con este formato es ideal para regalar a tus seres queridos, por eso, porque os quiero un montón ya que me acompañáis desde hace dos años, estos pasteles son para Vosotr@s.

 GRACIASSSSSSSSSSSSS.



La receta original da para un pastel grande para 30 raciones, por esto mi receta de hoy son las 3/5 partes de la misma:
De todas formas, os pongo los ingredientes necesarios y los que yo he usado hoy.
- 5 huevos "L" (hoy 3)

 
- 200 g de almendra molida (hoy 120g)

 
- 250 g de azúcar blanca (hoy 130g)

 
- 2 naranjas de buen tamaño o 3 medianas - 350g aprox. (hoy he usado dos pequeñas tamaño zumo de 220g)

 
- 1 sobre de levadura* de 16g  

(Hoy he cambiado y reducido éste porque la levadura Royal no está libre de lactosa ni de gluten. 
He usado un sobre doble de gasificante sin gluten ni lactosa)
 
- 50g de maicena "harina fina de maiz" (hoy 30g)
- Azúcar glass para espolvorear a modo de decoración.


* La levadura tipo Royal, no está libre de trazas ni de huevo ni de lactosa ni de gluten, así que prefiero usar los gasificantes que si que lo son.


Si no tenéis gasificantes o levadura apta, podéis poner una cucharada de bicarbonato disuelto en unas gotas de zumo de limón.

Preparación:
Empezaremos con las naranjas para que se entibien antes de mezclarlas:

Ponemos a cocer las naranjas cubiertas de agua, enteras y bien limpias bajo el grifo con un cepillito, una pelada y la otra con piel.

Herviremos hasta que la piel esté blandita.

* Yo lo hice en la olla rápida y las tenía en 10 minutos (se tarda 20 minutos en la olla Express y aproximadamente 30 minutos en olla convencional tapada).
Sacamos con cuidado "pues queman" escurrimos y dejamos sobre un plato. Cortamos en trocitos y quitamos las pipas si las tiene.


Esta forma de usar naranjas cocidas con piel no es nueva en mi blog, ya la visteis en mi crema de citricos que publiqué hace tiempo y que much@s habeis probado: http://lasdeliciasdepilar.blogspot.com.es/2013/07/crema-de-naranja-de-mandarina-o-de-limon.html


Trituramos los trozos con la batidora y reservamos para que se entibien.


Engrasamos el molde con una servilleta y un poco de aceite suave, solo para evitar que se pegue.

En un bol grande y muy limpio "libre de gluten" batimos los huevos y añadimos el azúcar, mezclamos bien hasta que notemos que se ha disuelto bien el azúcar. 


No es necesario montar los huevos, sólo batir un poco con el batidor.

Añadimos las almendras molidas y la levadura o gasificantes, la maicena tamizada. 
Movemos y mezclamos bien para que se empape la almendra con los líquidos.



Agregamos el batido de naranjas y volvemos a mezclar hasta integrar bien todo. 

NOTAREIS QUE LOS GASIFICANTES COMIENZAN A FERMENTAR EN CUANTO AÑADIS LA NARANJA, ES NORMAL.

Vertemos enseguida la masa en el molde o moldes elegidos, previamente preparados: siempre engrasado ligeramente con aceite suave para que se desmolden bien y si elegís hacerlo en un solo molde que esté también forrado con papel de hornear para ayudarnos después a desmoldar.



Si optáis por hacerlo en un solo molde, os recomiendo que sea muy ancho, tipo bandeja rustidera de este modo quedará un pastel bajo y jugoso.

Hoy los he hecho en moldes nuevos de silicona previamente engrasados.

Llenamos al gusto cada hueco, no es un bizcocho que suba mucho así que podéis llenar hasta ¾ partes sin riesgo de que se os salga.

Metemos en el horno precalentado a 180º unos 30 minutos si lo hacéis en molde grande. 

Al ser individuales, los he tenido 25 minutos y están perfectos.

Como siempre, pinchamos con una aguja en el centro y si sale limpia, está listo.

Si veis que se empieza a dorar en exceso antes de cuajar, quitar la función del gril del horno y taparlo con papel aluminio o de horno hasta que este bien hecho y evitar que se reseque.

Sacamos y dejamos enfriar completamente sobre la rejilla antes de desmoldar.

Con este tipo de molde, es fácil desmoldarlos una vez fríos, salen perfectos sin romperse.

Colocamos sobre una bandeja y espolvoreamos con azúcar glass.


Poner en fuente de presentación y servimos.

Tengo que decir que tiene un sabor a naranja muy intenso y queda un bizcocho jugosísimo y muy rico.


Gracias Jaime por las recetas que compartiste y por tus consejos sobre plantas que me diste más de una vez en privado, que dios te tenga a su lado.




PARA TOD@S L@S QUE CELEBRÁIS CONMIGO ESTE 2º CUMPLEAÑOS: BUEN PROVECHO.


Foto de otro día que lo hice en una bandeja rectangular y lo presenté en papelitos a modo de pastelitos junto a mi otra receta riquísima de pastelitos de manzana de mi tía Pili y que tambien podéis encontrar en mi blog. ¿os gustan?




Aquí otra foto de esta receta elaborada por una seguidora del grupo de facebook. Ella ha elegido hacer la receta entera y en un gran molde rectangular. 

Gracias Emilia Caceres Gonzalez por hacerla y mandarme tu foto, me alegro de que te gustara. 


ANIMAROS Y HACERLOS, MANDARME LA FOTO PARA PONERLA AQUÍ JUNTO A LAS MÍAS. GRACIASSSSSSSSSSS

MUAKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKK.


jueves, 13 de febrero de 2014

Bizcochos de soletilla y Lenguas de gato doble receta

Bizcochos de soletilla y Lenguas de gato

Ya, por fin, ya tengo un rato para enseñaros esta receta que me trae recuerdos de mi infancia y a quien le gustan los sabores de antes, esta elaboración le va a encantar.

De verdad que me tenéis que perdonar por la falta de tiempo de estos días, ya casi ni entro a visitaros y mucho menos os dejo comentarios, pero no os olvido, de verdad y os echo de menos. GRACIAS POR VUESTRAS MUESTRAS DE CARIÑO, VUESTROS ANIMOS Y COMENTARIOS.

Ya sabéis que con esto del nuevo proyecto, estoy liada a más no poder, al menos estoy tan entretenida que no me da tiempo a darle vueltas a la cabeza con la falta de trabajo, que bastantes cosas tenia una ya dentro, jejejeje.


Hace un frío que pela, casi todas las semanas, amanecemos con una capa de nieve.
nieve sobre mis calas

nevando sobre mi horno de leña

El día 1 de Febrero, también puse puesto en el mercadillo y no nos libramos del intenso frío típico de estas fechas.

Nos hizo de todo: aire, lluvia, frío, sol, aun así vendí mucho de lo que preparé.

Gracias a tod@s l@s que os pasasteis a visitarme y me comprasteis.

En unos días, os pondré las fotos de las galletas decoradas que hice para la ocasión en el otro blog del catálogo.




En estos días también me he reunido con algun@s amig@s paisan@s de un grupo de facebook que sigo y que han viajado hasta Madrid para visitar una exposición y hemos pasado el día junt@s.

Ha sido un placer ver de nuevo algunas caras conocidas y conocer en persona algunas nuevas que solo conocía por Internet, casi tod@s del pueblo de mi padre.
DENTRO DE LA EXPOSICIÓN CON MI AMIGA MARINA

AQUÍ CON MI AMIGA MARIBEL

Hacía más de 20 años que no veía a esta chica en persona.

He seguido por la televisión y los periódicos todos sus  éxitos; la conocí en su adolescencia ya que ha vivido muchos años en el pueblo de mi padre Montijo.


Gracias Mª Nieves por tu paciencia, ya sabes no salía una foto decente, todas movidas 

y me ha gustado que “me hicieras” esta foto tan simpática junto a ti, muakkkkkkkkkkkkkkk, cuídate mucho y espero coincidir más a menudo contigo.


GRACIAS PAISAN@S Y AMIG@S POR UN DÍA INOLVIDABLE.





En esta ocasión, esta receta va dedicada a “Tod@s l@s enamorad@s” y que os sigáis queriendo tan intensamente durante el resto del año.

No soy mucho de celebrar este día, algunas veces hago algo especial de postre, porque es más bonito ese detalle sin importancia que nos regaláis cualquier día del año simplemente porque os apetece recordar que nos queréis y no el día que dictan los demás.



Los bizcochos de soletilla, es una de esas cosas que junto a las Naranjas, siempre relaciono con lo más crudo del INVIERNO.

Ya no se compran este tipo de bizcochos que vendían en la panadería “al peso” metidos en una gran caja, envueltos levemente con papel o plástico, como los donuts, los triángulos y los cuernos de chocolate y las conchas con chocolate “tipo codan” que por entonces eran grandísimos,  te los daban sujetos por una simple servilleta de papel y que en más de una ocasión comprábamos para llevarlo al recreo del cole.

Es una lastima que se hayan dejado de vender pues estaban buenísimos.

En mi busca de “la verdadera receta de los bizcochos que tengo en mi memoria gustativa” os diré que tengo más de 10 diferentes escritas, casi dan con el clavo, son muy parecidas, pero no, no son lo que recuerdo, diferente sabor, distinta textura, etc… HASTA ESTA RECETA.

Si os soy sincera, no estoy segura al 100% de donde salió ésta receta, pues es de las que están desperdigadas en hojas sueltas de mis cuadernos de recetas.
Tan solo pone el nombre “bizcochos de soletilla de vainilla y lenguas de gato” y la fecha de diciembre 1986.

Es posible que esté copiada de algún libro de cocina antiguo y que me lo dejara la señora donde yo trabajaba por esos años, ya que me dejaba muchos libros y de ellos copié muchas recetas de diferentes puntos de la geografía española y sobre todo recetas andaluzas.


Lo único que os digo es que ésta es una receta sencilla, con algún truco que la hace diferente a los que he ido probando, además es como los que comía en mi niñez, por eso es la que quiero compartir con vosotr@s.

Y encima con esta misma receta podemos elaborar también lenguas de gato, haciéndolas más planas y un poco más tostadas, así que mejor: un dos por uno.


Mucho cuidado, son adictivas, entran como si no pesaran, luego no me vengáis con que estoy a dieta, etc. Que yo ya os he avisado, “No podréis parar, sobretodo si las probáis recién salidas del horno”.

Ingredientes:
- 3 yemas de huevo notas (yo solo dos)
- 5 claras de huevo notas (yo solo 3)
- una cucharada grande de agua
- 100 g azúcar
- 130 g harina
- dos cucharadas de almidón o fécula notas
- una cucharadita RASA de gaseosas dobles Notas
- Como aroma dos cucharaditas de azúcar avainillado

- 3 cucharadas de azúcar glas con 2 cucharadas de harina fina para espolvorear los bizcochos de soletilla
- chocolate para adornar o mojar las lenguas de gato.


Notas
1- Los huevos que antes se usaban, eran de tamaño mediano, pesaban unos 45g, por este motivo, muchas recetas antiguas hay que ajustarlas a los huevos que hoy en día compramos. Yo lo he ajustado al tamaño de los huevos grandes tamaño L de un peso de más de 55g, por peso y volumen. He calculado lo que necesitaría, pues son los que yo tengo en casa y en este caso he puesto 2 yemas y 3 claras.
2- Para no desperdiciar los sobres dobles de gaseosas, he añadido solo la levadura química que ya sabéis que los ingredientes son iguales.
3- el almidón que he usado es maicena.


Como hacer:

Mezclamos en un cuenco la harina que tendremos previamente pesada y junto al resto de ingredientes: el almidón, el azúcar de vainilla y la levadura. 

una cucharada rasa de levadura

dos cucharadas rasas de azúcar de vainilla

añadimos el almidón

y echamos la mezcla de levadura y azúcar de vainilla

Lo tamizamos bien por lo menos 3 veces para airearla bien y que se mezcle todo.

Separamos en distintos recipientes las claras de las yemas.

Batir las claras con 2/3 del azúcar (70g) hasta formar un merengue  francés.

Batir las yemas con 1/3 del azúcar (30g) y el agua hasta que blanqueen.

Mezclar de forma envolvente los dos batidos y agregar poco a poco la mezcla de harina*.
Hacer esto poco a poco, con movimientos suaves y en tres veces para evitar perder la esponjosidad.

* Yo lo hago así:
Para que se absorba la harina sin peligro de dejar grumos y que no se baje el batido, divido la misma en tres partes: una parte de la mezcla de harina se la añadimos a las yemas, movemos con cuidado con el batidor o varillas.

El otro tercio de la harina a las claras y las juntamos con la mezcla de las yemas.

Una vez junto las dos elaboraciones, se le añade la última parte de harina, de este modo garantizamos que no quede harina sin mezclar.

Poner la preparación en una manga sin boquilla y darles la clásica forma como un dedo, encima de una bandeja de horno con papel.

Alguno los hago con forma de corazón, la ocasión lo requiere, jejejeje.

No los pongáis muy juntos pues se expanden y crecen al hornearse.

Algo que me sorprende de esta receta es la forma diferente de espolvorear el azúcar para crear esa costra típica de los bizcochos de soletilla.

Para lograr que se forme la clásica costra, hay que salpicarles breve-mente con agua (sirve con un vaporizador especifico para agua que tendremos solo para uso en la cocina)

Y una vez todos los bizcochos vaporizados, le tamizamos por encima con un colador el azúcar molida mezclada con la harina.

Cocinar en el centro del horno arriba y abajo a 180º vigilar, de 8 a 12 minutos, depende de la potencia de vuestro horno, en cuanto notéis que se empiezan a dorar por los bordes se sacan, no los dejéis más tiempo o se quedaran duros.


Dejáis atemperar un par de minutos y despegar con cuidado del papel.

Dejar enfriar “SI PODÉIS RESISTIROS” y guardar en una caja de lata 

“Es imposible: cada vez que los hago, sin querer, caen mas de 4 antes de que se enfríen, jejejejeje”.







Para elaborar lenguas de gato lo único diferente es la forma de hacerlos:
Colocamos tiras mas finas que las que hemos hecho para los bizcochos y le espolvoreamos por encima azúcar glas.

Tiempo de horno 7-8 minutos.

Una vez dorados, despegamos enseguida del papel antes de que se enfríen.


Así solos o mojados en un rico chocolate a la taza, menudo desayuno o merienda, ummm  

de repente mi mente ha vuelto a mi infancia, oigo los niñ@s jugando al escondite en el barrio, los charcos, las botas de agua, la bufanda, las risas, el olor a leña y a humedad, etc……..


Os garantizo al 100% que si se los dais a vuestr@s hij@s, les van a encantar, espero que a vosotr@s también os gusten.


Feliz San Valentín. Muakkkkkkkkkkkkkkkkk

Gracias AMIG@S.