martes, 16 de octubre de 2012

Pan del Carbonero, día mundial del pan


Pan del Carbonero.
Realizado con el método tradicional y el moderno.

Siendo hoy el día mundial del pan, mi aportación es esta receta tradicional: el rico pan dulce que hacían las mujeres de los carboneros "sobre todo para los niños y las personas mayores, para deleite familiar y de amigos.



http://kochtopf.twoday.net/stories/announcing-world-bread-day-2012-7th-edition/ ( marzo 2013, ya no funciona este enlace, te redirige a una nueva ubicación del blog)


Os cuento un poco la historia de donde aprendí este delicioso pan:
Siendo yo una niña de mas o menos 8 años, mi padre me llevo a ver el duro trabajo de las familias que se dedicaban ha hacer el carbón vegetal.

Pasamos dos días viendo el proceso desde el principio, compartiendo tanto el trabajo como la comida. Fué una bonita experiencia y de la cual tengo gratos recuerdos.

Yo, como siempre solía hacer, llevaba mis cuadernos y lápices, así me entretenía escribiendo o dibujando "otra de mis aficciones".



Hay muchos pequeños pueblos en la provincia de Caceres, que llegado el tiempo de poda de las robustas encinas extremeñas, se dedicaban a ir de pueblo en pueblo con sus familias para hacer la dura tarea de convertir la madera de las encinas y robles en carbón.
Ese carbón que se ha estado usando cientos de años para calentar y cocinar en los hogares.

Os cuento un poco como lo hacían:
Para obtener el derecho de esplotacion del carbón se subastaban las hectáreas, normalmente entre los carboneros de la zona a podar y a quien se le concedía "previo pago" de una pequeña cantidad de dinero al señor de la tierra.

Cortaban las ramas deformes y las que salían en los laterales de las encinas, las encinas que se troncharon en alguna tormenta o aquellas que crecían en sitios inadecuados.

Tenían que limpiar todas las hojarascas de las ramas antes de la quema y trocear en troncos manejables.

Aquí todo servía: con las ramas finas hacían picón para los braseros y con las mas gordas es con las que hacían el preciado carbón.

Preparaban un gran montón, formaban un gran circulo de mas o menos 3 metros de diámetro en donde preparaban los palos, los colocaban de mayor a menor, hasta unos dos metros de altura, formando con ello una especie de montaña denominada “hoya”.

Casi siempre se trasladaba la familia al completo al campo, pues desde que se encendía la leña hasta que se apagaba "tanto de día como de noche" no se podían mover de allí y descuidar el fuego.

Cubrían la montaña de troncos con tierra para hacer una especie de horno dentro, con la leña ardiendo. 

En dicha montaña hacían unas pequeñas aberturas por donde respiraba la lumbre, como si de pequeñas ventanas se tratase y por donde controlaban si quemaba fuerte o lento.
Cuando quemaba demasiado lento, abrían un pequeño agujero, si al contrario quemaba rápido, echaban tierra, para así conseguir que ardiera despacio ya que hacer carbon es una ciencia que solo conocían a la perfeccion quienes llevaban toda la vida haciendolo.

Es un proceso lento, estaban pendiente de la hoya mas o menos dos días y noches claro, todo dependía de la calidad de la leña, el grosor y lo grande que fuese el montón. 

Cuanto sacrificio y días enteros trabajando, para unos pocos sacos de carbón, porque al final solo salían unos 10 o 15 sacos.


Esta tradición se esta perdiendo, el trabajo manual era muy sacrificado y la recompensa económica escasa.

Allí estaban tanto padres, hijos y abuelos, todos ayudaban como podían, la abuela cuidando a los más pequeños y haciendo las comidas.
Pasé muchas horas observando el arduo trabajo y escuchando historias que se contaban al calor de los fuegos.


La abuela, una señora que bien rondaba sus 75 años, era muy avispada y cuidaba con esmero tanto a los más pequeños como la comida, fué ella quien me enseñó esta receta y alguna que otra que alegremente me explicaba, yo apuntaba lo que podía, para luego hacerlas en casa.


Bueno, a lo que hoy vamos, el pan.


Este pan lo hacían las mujeres en el fuego que tenían encendido para cocinar y calentarse, es como una especie de torta dulce que sabía deliciosa tanto con el café como con la comida. 

Yo hoy os enseño la receta que aprendí y como se elaboraba antiguamente, normalmente encima de una piedra lisa que ponían encima de las brasas a calentar.

Pero como es dificil encontrar casas que puedan hacerlo directamente en las brasas, también os lo enseño en el horno tradicional, para que lo podáis hacer en casa.



Esta receta va dedicada a todas esas familias y su dura forma de vida y porque no se olviden los viejos oficios.

Ingredientes:
- 300g de masa de pan (previamente levado)
- 600g de harina
- 2 huevos
- un vaso tamaño de agua de azúcar
- 1 vaso igual de tamaño de leche
- 1 puñado de anís en grano "matalahuva"
- ½ vasito pequeño de anís cazalla seco

Como hacer:
Si no tenemos masa de pan "normal si no hacemos a diario pan o tenemos un obrador cercano" la preparamos con 250g de harina de fuerza, 10g de levadura fresca, 100ml de agua templada y una pizca de sal y otra de azúcar.

 
Amasamos 10 minutos y la dejamos reposar hasta que doble su volumen en un lugar calido, al menos una hora, tapado para que no coja corrientes.

*Ésta señora la tenía en una bolsa de tela y envuelta en un trapo de lana y metida dentro de un cántaro, así mantenía fresca la masa levadura "un trozo de la masa de pan del día anterior" así esos días de trabajo en el campo podía empezar ya con la masa cuando se acercaba la hora de comer.

Cuando tengamos la masa levada empezamos con el resto de ingredientes.

En un bol, mezclamos la harina, los anises y la mitad del vaso de azúcar, reservamos.

En otro bol, batimos los huevos y le añadimos el anís cazalla, reservamos.

Aparte, deshacemos con las manos la masa de pan en la leche templada hasta que quede como una papilla.

Echamos la mezcla de huevos y mezclamos bien.

Echamos la mezcla encima de la harina y empezamos a masar.

Lo pasamos encima de la mesa con harina, amasamos fuerte durante al menos 15 minutos. 

La masa está cuando al meterle un dedo, la marca del dedo se elimina rápidamente, así la masa esta lo suficiente elástica.


masa bien trabajada

masa bién elástica

La masa resultante la metemos en un bol con harina espolvoreada, lo cubrimos con un paño limpio y la dejamos reposar cerca del calor del fuego durante una hora.
masa reposando

aquí levando al calorcito

Aquí veréis como hacerlo:
Yo no tengo piedra que meter entre las brasas, así que lo he hecho en una sartén grande puesta sobre el fuego.

Espolvoreamos un poco de harina en la sartén para comprobar que este bien caliente. En cuanto notemos que la harina se empieza a tostar, la retiramos y empezamos a echar las masas.

Sin destapar mucho la masa para que no se nos enfríe, hacemos pequeñas bolas que estiraremos rústicamente hasta formar una pequeña torta.

Cogemos trozos como del tamaño de una manzana mediana.

Las vamos echando sobre la sartén caliente, vigilando mucho que no se os quemen y dándoles la vuelta en cuanto veáis que esta tostada por debajo.

Se tarda por lo menos dos minutos por cada lado. Veréis como crecen en contacto con la plancha caliente.

Una vez hecho por los dos lados, se espolvorea con el azúcar reservado y se comen templados.

Están muy ricos sólos, con café o con la comida, con ese toque de anís, os lo aseguro.


Para que los podáis hacer en casa los que no tengáis chimenea, en el horno de casa salen también muy ricos.


Hacéis el mismo proceso, bolas estiradas que iréis colocando en la bandeja con papel, espolvoreáis con el azúcar.

Meter en el horno bien caliente a media altura, a 200º con el calor arriba y abajo hasta que estén dorados, más o menos 10 minutos, depende de vuestro horno.

Así quedan.

Espero sinceramente que los probéis a ser posible de las dos formas. 

Son panes dulces muy ricos y sencillos, que se tomaban antiguamente como si de golosinas se tratase.

Gracias por estar siempre ahí. Un beso a todos.




Si queréis participar en el día del pan, estas son las bases:

  • Hornear un pan, tomar fotos y blog sobre él en Martes, 16 de octubre 2012 . No antes y no después de esa fecha y sólo una entrada por cada blog, por favor.
  • Su entrada tiene que ser un nuevo post específicamente para este evento y el mensaje no se puede entrar en otros eventos de comida blog.
  • Rellene el siguiente formulario (formulario estará en línea el 14 de octubre) y su mensaje será incluido en el rodeo.
  • Por favor, enlace a este anuncio en su puesto.
  • Envíos sólo se puede aceptar hasta 17 de octubre.
  • Tu entrada se puede escribir en cualquier idioma.

Edito 2013
Se pueden ver todas las recetas recibidas en esta edición de 2012 en este enlace 
http://www.kochtopf.me/stories/world-bread-day-2012-roundup-and-after-hours-party/, 
Está dividido en 5 partes, en la 4ª están las aportaciones recibidas desde España donde figura este pan entre todos los vuestros.
Os animo a que les echéis un vistazo, encontrareis estupendas recetas de pan: http://www.kochtopf.me/stories/world-bread-day-2012-roundup-part-4-s/ 

Gracias por la oportunidad y la invitación, si puedo volveré a presentar otras recetas nuevas para la siguientes ediciones.
Recordar, siempre el día 16 de octubre: día mundial del pan. 

Hasta otro día.


53 comentarios:

  1. Buen pan para el dia del mismo..... que bonito el paso a paso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Jesus, realmente es lo que suelo hacer (salvo algunas excepciones) con todas mis recetas, un paso a paso muy detallado para que veáis que es fácil hacerlo. un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Hola Pilar, me ha encantado éste pan y su forma de cocinarlo, aunque al principio pensaba que era el pan de Sara Carbonero, y me dije, hombre, ya que a ella no me la puedo comer....jajaja. ¿No te has planteado presentarlo al "World Bread Day"?. Es una iniciativa interesante y te dejo el enlace por si te animas, sólo tienes que rellenar un formulario y la receta formará parte de un recopilatorio mundial de panes. Te dejo el enlace por si te animas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja pues tu mismo querido Jose, si quieres, cuando te lo comas, te imaginas que es ella y todo listo. ya me he planteado el presentarlo, pero he intentado entrar dos veces para rellenar el cuestionario y no me ha dejado, no se si es por algún problema técnico, tampoco he podido copiar en la entrada el enlace que pone. de todas formas, muchísimas gracias por tu ofrecimiento, se que lo haces de corazón. un beso grandeeeeeeeeeeee

      Eliminar
    2. ya creo que lo he conseguido hacer bien Jose y creo que ya esta bien puesto, gracias amigo.

      Eliminar
  3. Vaya historia Pilar y cuanto esfuerzo para obtener unos sacos de carbon!!! y ahora los jovenes se quejan con nada que hagan que pena y esta gente de antes que feliz era con tan poco¡¡ el pan lo hare puesto que tiene una pintaza...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Esther por tus palabras, sí, como tu bien dices, hoy en día nos quejamos mucho por todo, encima que lo tenemos todo y te digo con conocimiento de causa que estas familias eran muy felices y unidas. un beso y hazlo, no te arrepentirás.

      Eliminar
  4. Pilar, mil gracias por la historia que acompaña la receta de este pan dulce. Me gustó mucho leerte, vaya una vida más dura y como bien dices, por cuatro duros. Pero me atrevería a decir que eran felices. Yo compruebo cada día que con poco basta para ello. Ese peregrinar de la familia seguro que les uniría mucho. gracias Pilar, de todo corazón, sabes que me encantan este tipo de publicaciones. Y los panes, me parecen muy ricos, pero puesta a elegir me quedaba con loa que haces en la sartén, aunque los otros también tienen muy buena pinta. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Labidú, por tus palabras y por entender lo que pasaban estas familias y te digo como a Esther, se de buena mano que eran muy felices. yo también por circunstancias de la vida, se lo que es vivir con bien poco y si todos saliéramos del consumismo, también nos daríamos cuenta de que es muy fácil vivir bien con muy poco. ya se que te gustan estas historias (eres como yo). te animo a que los pruebes, de las dos formas, pues están ricos por igual, unos con textura de torta y otros con texturas de bollo dulce. un abrazo fuerte y de nuevo gracias.

      Eliminar
  5. Hola Pilar! gracias por compartir esta entrada y explicarnos como se hacia este pan, así como dices lo probaré porque me encantan todos los tipos de pan y este no tiene desperdicio. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Cruz, me alegro de que te animes y los hagas, la verdad es que de las dos maneras esta bueno, cada uno con su textura. un abrazo.

      Eliminar
  6. Un pan muy curioso en su forma y ademas de regalo su historia...una entrada 10 !!!
    Por cierto tienen una forma ( salvando las distancias) muy parecida a las paparuchas.
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Miguel, viniendo de ti es todo un honor recibir un 10. tienes razón, son parecidos a las paparruchas, la diferencia es que este pan se hace con masa de pan en vez de levadura química, y se hornea en vez de freír, pero son parecidos en sabor, te lo aseguro. un abrazo fuerte y gracias por pasa a verme.

      Eliminar
  7. Pilar me encanta este pan, y así preparado más rústico imposible.

    besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Merchi, anímate y lo pruebas, de las dos formas, veras que rico esta. un beso fuerteeeeee.

      Eliminar
  8. Desde luego no podía tener mejor nombre tu blog, todo lo que haces es una delicia, de verdad que merece la pena siempre venir a verte.
    La historia del pan es dura, vamos que tiene miga, nunca menor dicho. Te hace pensar, no hace tantos años de esta historia, deberiamos valorar mejor todo lo que tenemos y apreciarlo al máximo.
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchísimas gracias Nuria por todo lo que me has dicho, me emociona pensar que he acertado al poner esta historia y receta, realmente no hace tantos años, mas o menos treinta y tantos, aunque en la actualidad sigue habiendo este oficio pero va en deshuso y sí, estoy de acuerdo contigo igual que con las amigas que han escrito anteriormente, hay que valorar y mucho lo que tenemos. un fuerte abrazo y me alegro de que te merezca la pena venir a verme.

      Eliminar
  9. Hola Pilar, las dos opciones son excelentes, el paso a paso es clarísimo, muy bonito, el toque de anís me encantó, debe darle un aroma delicioso y sabor a los panes, la historia de éste pan me pareció muy interesante, también nos hace reflexionar, tu receta es deliciosa Pilar!!
    Besos
    Esmeralda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esmeralda, el pan es realmente una delicia sea aromatizado con lo que sea, la verdad es que este pan, lo hacían para endulzar un poco a los niños, ya ves, con la masa base de pan y mucho ingenio, lo conseguían. me alegro de que te guste, a ver si mañana tengo mas tiempo y me detengo un rato por tu blog a echarle una hojeada mas detenidamente. un abrazo.

      Eliminar
  10. fantastico!! y cocinado al fuego de antes, con leña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias amigo Jesus, este es el kis de la receta, hacerlo como se hacia antes, con los pocos recursos con los que disponía en el campo, un poco de fuego y ellos lo hacían directamente encima de una buena piedra lisa caliente. me alegro mucho de que te guste. un abrazo galleguito.

      Eliminar
  11. una receta superinteresante, gracias por compartirla, a mi me ha encantado.
    bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva, viniendo este comentario de ti, tu que eres la experta en panes, es un verdadero cumplido. pruebalo, veras que se parece a los bollos pero con sabor a pan. un abrazo y muchas gracias por venir a verla.

      Eliminar
  12. Hola Pilar yo de pequeña ayudaba a mis padres a hacer carbón vegetal con restos de cepas viejas, se usaba para los braseros, era el picón de toda la vida que ya se ha perdido es más fácil enchufar el brasero o poner el aire acondicionado, con todo lo que ello supone en el deterioro del medio ambiente,este pan es un buen ejemplo de la cocina de los pueblos sana y con pocas florituras una delicia este pan,tiene que volver a nuestras mesas, un besote y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu misma sabes lo difícil que era vivir con tan poco y que felices eramos, verdad? gracias amiga, ojala y todos los que leen esta entrada, al menos se conciencien de que en la vida no todo es o ha sido fácil. un beso enorrrme para ti y para tu madre.

      Eliminar
  13. Pilar un lujo de pan en las brasas :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mijú, ya me he pasado a ver las recetas que me habías dicho, hija, tengo tanto lío que se me había pasado ir a verlas. tienes razón, casi no hay recetas de masas saladas en sartén. no te preocupes que yo tengo algunas mas guardadas, ya las iré haciendo. un beso y gracias por pasarte a verme.

      Eliminar
  14. Hola Pilar,
    Me he emocionado este pan no se si lo hacia mi madre, pero yo se que cuando yo era muy pequeña ella hacia el pan en horno de leña....Lo que he leído me ha recordado el trabajo duro que hacían nuestros mayores, mis padres en el campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini, me alegro mucho de haberte recordado esos tiempos, duros pero felices. no se si realmente este pan lo hacia tu familia, es posible, ya sabes que en las zonas rurales se hacen recetas todas muy parecidas, ingenio de las familias mas pobres que tenían que hacer con lo que se disponía en ese momento. un fuerte beso y mil gracias por venir a verme.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. jejjeje gracias María, y que vivamos nosotr@s muchos años para seguir disfrutándolo. un beso y gracias por venir a verme.

      Eliminar
  16. Que curiosos estos panecillos, me gustan mucho. Me llevo la receta con tu permiso para hacerlos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues claro que te puedes llevar la receta, amiga Rosa, para eso esta puesta, para que cojáis las que mas os gusten. este pan te va a encantar, no es un pan dulce aunque lo parezca, si te gusta mas, lo puedes comer sin el azúcar por encima y también esta muy rico, con cualquier embutido, paté o queso. gracias por venir a verme. un beso.

      Eliminar
  17. pilar una entrada estupenda, y estas recetas antiguas son las que no se pueden perder, gracias por ponerla besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro de que te guste Adita. estoy convencida de que entre tantos blogs amigos, conseguiremos que este tipo de recetas no se pierdan en el olvido. gracias por venir a verlo y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. que pan mas fantastico me encanta y yo todavia no me he atrevido a hacer pan a ver si un dia me animo me apunto la receta Pilar
    !!!! un saludo !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Belen. realmente hacer pan no es tan difícil, a mi me echaba mucho para atrás el tiempo de amasado y el resultado pero, siguiendo bien todos los consejos de los blog que sigo, me he aficionado ha hacerlo muy a menudo, incluso a experimentar con distintas harinas. gracias por tu visita y tu comentario. un beso.

      Eliminar
  19. Pilar me ha encantado,ya eres una esperta en hacer panes,me ha encantado tu historia mucho,me recuerda a los años nostálgicos de antaño...y el paso a paso has hecho muy muy bien,te prometo que este pan lo hago,un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuanto me alegro de que te guste, tanto esta receta antigua como la historia a la que va unida. ojala y fuera una experta, pero poco a poco me voy animando mas ha hacerlo. tu si que eres una experta hija, que manos tienes para todo lo que haces.... un beso grande amiga y muchas gracias por venir a verlo.

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. gracias Patricia, la verdad es que no son muy bonitos, pero te aseguro que ricos si que están y la receta muy antigua. gracias por tu visita, un beso.

      Eliminar
  21. Llego muy tarde Pilar, después de tanto comentario poco puedo añadir. Aunque la familia de mi ex es de Badajoz, no tenía ni idea de la existencia de este trabajo tan duro ni tampoco del pan, pero la receta me recuerda un poco a algunos dulces que mi suegra preparaba. Lo tengo que hacer, seguro. Tengo una piedra de hornear que no me acaba de gustar unas bandejas perforadas que me regaló un amigo y con una he horneado el último pan y me ha gustado más que la piedra.
    Por cierto, compi, ya tenemos 41 recetas. Voy muy liada porque además estoy preparando los regalos del AIG yo. Pero bueno, que todo sea eso. Mira lo que he colgado en el face sobre Ferran Adrià que no tiene desperdicio. Besotes Si lo hago ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa, me alegro mucho de tu visita. es normal que te recuerde a esos dulces de los que comentas, son muy parecidos, solo que "esto es pan, que puedes comer solo, acompañado de cualquier queso, embutido o paté", los dulces son bollos de anís, dulces e ideales para tomar con un buen chocolate, ya te los enseñaré. cuanto me alegro de el éxito de el reto BBSS, ojala y con este gesto cambiáramos la forma de pensar de mucha gente. ya me paso a ver lo que me comentas en cuanto pueda. un fuerte abrazo y no trabajes tanto. cuídate preciosa. besitosss.

      Eliminar
  22. QUE BUENOS PILAR,L VERDAD QUE LOS DESCONOCÍA,MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRLA BESOTES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita, este tipo de recetas son bastantes desconocidas fuera de la zona, por eso mismo me gusta enseñaros las recetas para que los conozcáis y contaros a la vez, la historia que llevan. un beso preciosa terrorificaaaaaaaa.

      Eliminar
  23. Me ha encantado tu entrada Pilar, por lo bien explicado que está como hacían el carbón vegetal. Y los panes seguro que están riquísimos. Gracias por compartirlo. Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste mi entrada Gloria y los panes están muy ricos, incluso migados con el café. gracias por tu visita. un beso.

      Eliminar
  24. Te han quedado fantasticos! Gracias por participar en Word Bread Day. Espero que participará el próximo año otra vez!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti por la oportunidad que me has dado. espero que si pueda participar el próximo año. un abrazo y hasta siempre. Pilar Calleja.

      Eliminar
  25. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida, echaré un vistazo a conocerte.

      Eliminar
  26. Hola Pilar , gracias por tu mensaje, ultimamente se me complicó un poco la vida, nada grave, no te preocupes y la verdad es que he estado sin muchas ganas de nada...creia q volvería ahora de nuevo pero es pensarlo y uuuufffff, me da una ansiedad q no veas...cuando me vea con ganas volvere, yo también os echo mucho de menos
    Este pan no lo conocía y el toque de anís es fabuloso...que rico, la forma de hacer el carbón sí me la sabía...es que los extremeños " de campo"sabemos de casi todo ;)
    Un besazo y espero que tú estes un poco más animada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma por pasarte, cierto es que a veces esto angustia, tu a tu ritmo, lo importante siempre eres tú y los tuyos. Yo ando dia regular y día medio bien, para que nos vamos a engañar..... En fin, que intentaré comunicarme contigo por tu muro de facebook ¿vale? besitossssssssssssssss

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario, un blog crece gracias a ellos.

Si quieres que hable de tu producto, házmelo llegar y yo lo pruebo,
contacta conmigo en lasdeliciasdepilar@hotmail.com.

Si tienes alguna pregunta sobre cualquier receta no dudes en preguntar, te contestare debajo de tu comentario.
Muchas gracias por tu visita y si te gusta mi cocina hazte seguid@r, entra en la versión web donde podrás hacerlo y no te perderás ninguna de mis recetas e historias.